Lo mejor de esta semana

 Original publicado en KZ #19

Para este mes en el que el verano casi llega a nosotros y que tenemos que dar prácticamente el último empujoncito para empezar bien las vacaciones, os traemos un anime especial, de esos que se conocen poco, que no tienen mucho renombre, pero que poco a poco se van abriendo un hueco en nuestras preferencias, gracias sobre todo al boca a boca. Me refiero especialmente a “Gosick”, un anime del estudio Bones que os alegrará las noches con su interesante argumento.

Ficha Técnica

Nombre original: Gosick -ゴシック
Autor: Kazuki Sakuraba y Hinata Takeda
Estudio: Bones
Director: Hitoshi Nanba
Año: 2011
Género: misterio, sobrenatural, policíaca
Categoría: seinen
Duración: 24 capítulos



El hada dorada de la torre

La historia de “Gosick” comienza cuando Kazuya Kuyo, un chico japonés, tercer hijo de un soldado imperial, llega al imaginario reino de Sauville, en Europa, para estudiar en la academia St. Marguerite. Sin embargo, los compañeros de clase, muy aficionados a las historias paranormales, le llamarán “shinigami de la primavera” – shinigami, para el que no lo sepa o haya permanecido inocente ante la moda “Death Note”, es un dios de la muerte japonés – lo cual se lo pondrá verdaderamente difícil a la hora de hacer amigos. Por lo cual Kuyo realmente es un chico bastante solitario, no por decisión propia, sino casi por obligación.



Un día, en la biblioteca de la Academia, subirá por las escaleras que van hacía la parte superior en donde se encuentra el invernáculo y allí conocerá a la misteriosa Victorica – o Victorique –, una chica rubia y con aspecto casi de muñeca, tal y como el protagonista la define, una chica que nunca abandona la biblioteca y que tiene dos grandes enemigos: el aburrimiento y la molestia. Al principio Kuyo le resultará molesto, pero pronto le ayudará a combatir a su principal némesis, el tedio. Y es que Victorica, en toda su excentricidad, es una chica sumamente inteligente y deductiva, que en ocasiones ayuda al jefe de policía, Grevil, a resolver misteriosos casos de asesinato o incluso cuestiones mucho más esotéricas que se escapan de la deducción común.

Así pues, Kuyo pronto se verá metido en problemas a causa de Victorica y de Grevil y tendrá que ponerse a investigar en los misteriosos casos en los que la muchacha se verá inmersa y que tendrá que solucionar ayudada gracias a lo que ella llama, “fuente de sabiduría”.

Sauville, reino imaginario


Somos conscientes de que Japón tiende siempre a imaginar situaciones en otros países y volverlos un poco a su estilo. Salvo raras ocasiones la adaptación histórica deja mucho que desear y desde luego este no es el caso de encontrarnos con un anime histórico perfectamente ambientado. Pero para poder escapar de esta trampa, la historia original de “Gosick”, escrita por Kazuki Sakuraba, inventa un reino imaginario, llamado Sauville, que sin duda recuerda a las posesiones de la Casa de Saboya, una casa italiana que ostentó el poder en Italia hasta 1946 y que muy probablemente sirvió de referencia argumental para la recreación del reino.

“Gosick” inició su andadura, como ya hemos medio insinuado, como una novela ligera, tan de moda últimamente en las adaptaciones al anime. Así pues, el estudio encargado de dicho proyecto es el estudio Bones, que conoceremos por su buenos resultados en otros animes como RahXephon, Wolf's Rain, Scrapped Princess, Fullmetal Alchemist, Soul Eater, Darker than Black entre otros, por los cuales siempre hemos destacado la fluidez de la animación y la calidad con respecto a otros estudios. Y es que ver un capítulo de “Gosick” hace ya que nos venga a la mente este estudio, pues que tanto el diseño de personajes, cuidado con respecto a las ilustraciones originales, como el diseño de exteriores e interiores, son de una extraordinaria calidad, teniendo en cuenta que son series de televisión.

Sin embargo, no todo van a ser flores en el camino de “Gosick” y si algo soy yo, es tremendamente puntillosa cuando se trata de ambientación histórica.

Hemos de suponer que la acción transcurre en el año 1924, diez años después de la Gran Guerra. Digo suponer porque nos lo dicen, sino yo lo hubiera situado en la época Victoriana. Y es que los japoneses tienen una manía importante con respecto a las chicas y a vestirlas de época: todas parecen gothic lolitas. Que yo sepa, allá a los años 20, era la época del charlestón, y los trajes desde luego no eran los que viste la protagonista. Además, ¿qué es esa toquilla rara y extraña que se han inventado los japoneses de un remake de los trajes de la época de Ana Bolena, allá en el siglo XVI? A veces me planteo si los encargados del diseño de vestuario o incluso el ilustrador original de las novelas ligeras ha visto, aunque ya no sea “Downton Abbey”, pero sí “Arriba y Abajo”, esa mítica serie de la BBC que se inspira precisamente en los años que toca y que le puede servir.
Además, mezcla otras lindezas tales como en un mismo internado, chicos y chicas juntos, motos que no se utilizarían hasta décadas más tarde o ferrocarriles arcaicos incluso para la época, en un país en el que hemos de suponer que es vencedor de la Gran Guerra y que tendría algún tipo de poder adquisitivo mayor y un largo etcétera de pequeños detalles en los que yo me fijo y que hubieran hecho que la serie fuese redonda y perfecta. De todas formas, no es culpa sólo del estudio Bones ni del ilustrador o el escritor, sino de esa visión romántica que tienen los japoneses de Europa, lo mismo que para nosotros parece que no existe más que samuráis y geishas.

Puedo decir del argumento de “Gosick” que es de los más interesantes que he encontrado en todo este tiempo. Salvo el pequeño problema que tienen los estudios con los arquetipos loliconeros que personalmente no me atraen nada, si lo dejamos como algo simplemente en el aspecto exterior de la protagonista, nos permite disfrutar de una muy buena obra con un excelente guión.

Admito que cuando empecé a verlo con libreta en mano para apuntar todos los pros y contras, las primeras frases fueron verdaderamente negativas, del palo “ambientación mala, diseño de vestuario poco documentado, típico protagonista tontorrón, ¿es un detective Conan a lo lolita?” pero he de decir que aunque mis primeras impresiones no han cambiado en demasía, sí que he encontrado interesante los vuelcos del argumento, los hilos perfectamente trenzados e incluso la figura de la protagonista principal, que si lo saben hacer bien los guionistas, hará que el final sea digno de una serie rememorable.

Victorica, esa chica aparentemente frágil y de aspecto de muñeca de porcelana, es una protagonista carismática, más que Kujo, al cual se afanan en dotarle de esas características de las cuales los japoneses están tan orgullosos como es el honor o proteger a los más débiles. Deseo y anhelo que Victorica no se deje arrastrar por Kujo, ya que es un personaje con unas posibilidades importantes si se la desarrolla de la forma adecuada y no se la somete al típico protagonista salva-princesas.

Así pues, “Gosick” es sin duda alguna uno de los animes revelación del año que no podéis dejar de ver, teniendo en cuenta cómo está el mundillo de la producción de anime últimamente. Un diamante en bruto, una verdadera joya, una recomendación imprescindible.

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -