Lo mejor de esta semana


A pesar de lo trillado que está el tema de los vampiros, siempre aparecen joyitas que merecen ser visionadas. Este dorama podría ser una de ellas, ya sea porque no todos los chupasangres son buenos, ya sea por el inesperado final.
Coged palomitas, kleenex, mantita, agarraros al chico con fuerza y disfrutad aunque sea por una tarde.

La luna llena Makoto Natsukawa es profesora de secundaria. Un día de lluvia ve a un chico con una sudadera oscura con capucha, que parece a punto de tirarse de un puente. Sin pensárselo, lo coge del brazo, descubriendo que está herido y lo baja. Al mirarlo se queda sorprendida: es la viva imagen de su primer amor.

Unos días después, llega a su clase un estudiante transferido: Ruka Kuromiya, el chico al que salvó.


Kuromiya es un vampiro al que aún no le han salido los colmillos, debe encontrar a la mujer que tiene destinada y ha sido enviado con los humanos para tal fin; pero él odia a los humanos, los ve tan inferiores y tan débiles…
La noche eterna. Yuma Nakayama da vida al vampirillo en ciernes Ruka Kuromiya. Bastante inexpresivo, pero con una carrera como músico que se deja ver cuando toca el piano y en alguna canción con su grupo BIShadow; como su personaje es arisco y poco hablador durante los 5 primeros episodios, poco que opinar. Eso sí, a su favor, tiene una mirada muy penetrante que asustaría a cualquiera en un callejón oscuro.

Natsukawa es interpretada por Rosa Kato, una prolífica actriz a la que hemos podido ver en varios doramas de corte romántico como Door to door. Su cara aniñada y expresividad desbordante, hace creíble cualquier personaje en el que se mete.

Pero, como en casi todo dorama, hay un triángulo amoroso, en este caso dos: Kuromiya-Natsukawa-Fuji (subdirector enamorado de la profesora) y Kuromiya- Natsukawa-Takaki (alumna que siente algo por el vampiro).


Mención aparte merece el maestro vampiro, Kaito, interpretado por Kondo Masahiko, ese piloto de carreras semi-profesional, cantante y letrista, presente en un buen número de doramas, que aporta elegancia y savoir faire al personaje, excepto cuando se ríe: la carcajada sardónica decididamente no es lo suyo.


El resto del elenco secundario, correcto.


La banda sonora transmite inquietud en muchos episodios, volviéndose bastante repetitiva; una sinfonía que quiere llegar a ser lúgubre y se queda en el intento.
Fin del sueño

Durante diez episodios veremos la transformación de Ruka. Más que transformación, encuentro; esos recuerdos que nunca desaparecen del todo, la humanidad que pese a todo anida en todas y cada una de las criaturas de la noche, es en definitiva la cuestión.


Un Crepúsculo a la japonesa, con muy distinto final y sin licántropos de por medio, para alimentar ese romanticismo que siempre han despertado las relaciones entre vampiros y humanos: las relaciones imposibles, el amor eterno.
Una vez más, asistimos al enamoramiento de lo prohibido. Cómo el chupasangre deja de ver a los humanos como comida (de hecho, nuestro protagonista no llega a probarla, aunque lo intenta) y la soledad, algo que le acompañará el resto de su vida y de la que es experto Kaito, con cuatro siglos a sus espaldas.


Con las emociones vetadas, todo condensado en 10 capítulos, una serie para recapacitar, para dar gracias por despertarnos cada día y sentir, bueno o malo, pero sentir a fin de cuentas. Con una interpretación más que correcta y un hilo narrativo atrayente, os recomiendo que la veáis sin crearos falsas expectativas: es para pasar el rato y seguir soñando con las criaturas nocturnas.


Ficha técnica:

Título original: Koishite Akuma-Vampire Boy
Género: Romance, vampiros
País: Japón
Año: 2009
Nº Episodios: 10

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -