Lo mejor de esta semana

Celebrando su vigésimo aniversario, esta sección está dedicada a Sailor Moon en todo su esplendor, en la primera expresión que hubo de este fenómeno, es decir, que dedicamos la sección al manga de Sailor Moon en general, a esa obra de Naoko Takeuchi que revolucionó y replanteó el género de las magical girls tal y como se conoció hasta aquel momento. Por el poder de la luna…


Resulta complicado a estas alturas de la película hacer una reseña sobre el manga de Sailor Moon y por lo que me voy a tomar la licencia de desviarme un poco del tema habitual para intentar hacer un artículo un tanto diferente, una interpretación, una explicación, un algo distinto que no sea explicar de qué va el tema, porque me temo que todos, en mayor o menor medida, lo conocemos (y sino, para eso, hablaré un poco más adelante).

Primero de todo, el título completo de la serie sería “Pretty guardian Sailor Moon” y yo creo que con ese señor título ya está todo dicho, vamos, que las intenciones de sensei Takeuchi estaban claras. Sí, se trata de un shôjo con todas las de la ley que comenzó a publicar allá en el 6 de julio de 1992 en la revista Nakayoshi. Para que os hagáis una idea del tiempo que ha pasado, os podemos decir que de aquel año la Caballé y Freddy Mercury le cantaban a Barcelona por sus olimpiadas. Vamos, que ha llovido una barbaridad y algunos no tendréis ni recuerdos de aquella época.

Como ya hemos comentado, Sailor Moon revitalizó un género que ya había nacido en 1962 con Himitsu no Akko-chan, un manga que nos explicaba las peripecias de Akko-chan, que recibe sus poderes de un espejo mágico. Himitsu no Akko-chan fue publicado por vez primera en la Ribon de Shueisha y tuvo la repercusión suficiente como para inaugurar el género. Le seguirían series como Mahō no Purinsesu Minkī Momo o Mahō no Tenshi Kurīmī Mami, esta última bastante más conocida por estos lares.

A la misma vez que las magical girls son un subgénero del shôjo, podemos decir que Sailor Moon inauguró un subgénero más de este estilo, el de las magical girls guerreras que con posterioridad dieron Magic Knight Rayearth o Card Captor Sakura, ambas de CLAMP, pero claros ejemplos de este tipo de subgénero.

Cómo podemos ver Sailor Moon fue pionera en un género largamente copiado después, pero vamos a la materia, ¿de qué va el manga?

Antes de la serie de marras apareció una historia corta llamada en España Sailor V, recientemente publicada por Norma Editorial, coincidiendo un mes después de la aparición de la otra serie “Pretty guardian Sailor Moon”. Sailor V o como se llama de verdad, Codename wa Sailor V, narra las aventuras de Minako como guerrera que lucha en pos del amor, la verdad y demás ayudada de su gato Artemis. Si sois observadores y habéis visto Sailor Moon, os acordaréis que Minako es sailor Venus y sí, en este primer manga de tres tomos, así es, la reencarnación de la diosa Venus (Artemis dixit). Así pues, debido al éxito de la historia y a que la autora quiso darle más profundidad al tema y ampliar personajes, nació poco tiempo después la serie de marras.


Sailor Moon tiene un resumen muy fácil, es la lucha del bien contra el mal, en este caso representado por una serie de guerreras del espacio que en un principio lucharon por proteger a su princesa, Serenity y que murieron a causa de una tragedia de tintes griegos cuando la princesa, apenada por la muerte de su amado Endimión, príncipe de la Tierra, perdía su vida, suicidándose. Todo este artilugio no era más que respuesta de unos seres malvados del Reino Oscuro dirigidos por la reina Beryl y por Metalia, a la cual tuvo que sellar la reina Serenity (la madre de la princesa, son tocayas) usando el poder del cristal de plata y poder restaurar la Tierra y darles la posibilidad a los guerreros caídos de poder resucitar. Y a partir de allí la historia crece y crece a lo largo de 18 volúmenes en los cuales aparecen más guerreras, aparece Chibiusa, aparecen más y más malos hasta llegar al final en el que se enfrentan a Caos, después de darle muchas vueltas al tema y que no voy a explicar, porque para eso tenéis los mangas, que siempre serán infinitamente más entretenidos. Este es el principal mal de las series largas, que en un principio son interesantes, pero que gracias (o en desgracia) de ese éxito, se alargan hasta la eternidad y pierden la esencia de lo que era en un principio.

Y ese creo que ha sido uno de los principales problemas de Sailor Moon, lo mismo que también podemos decir de Dragon Ball, que debería haber acabado cuando acaban con Metalia y si me tengo que mostrar generosa, después de haber acabado con la Luna Negra, ya que la saga no daba muchísimo más de sí y dejaba de ser sorprendente, al menor para mi gusto (que ya se sabe, para gustos los colores). 

En cuanto al estilo, vamos a dedicarle un pequeño espacio a un análisis del dibujo. Según estándares actuales de los dibujos, en los cuales no podemos mostrar un poco más exigentes con respecto a la calidad, Pretty Guardian Sailor Moon no es un manga que brille por la enorme calidad técnica de la que hace gala la autora. Los fondos brillan por su ausencia y algunas posturas son forzadas, pero a pesar de todo, es bonito. Los diseños de personajes son perfectamente shôjo: bocas pequeñas, ojos enormes, muchas tramas en forma de corazón o las socorridas flores de cerezo son algunas de las características básicas del género que encontraremos punto por punto en este manga. Sin embargo, a pesar de sus carencias, Sailor Moon es un manga bonito, como ya he dicho, y dinámico, transmite fuerza, el ritmo de la narración es bueno y aunque a veces el argumento puede resultar un tanto pueril, está bien llevado. Con respecto al argumento, el manga, que difiere bastante de la versión anime posterior, es, a mi parecer, mucho más fuerte en cuanto a postura por parte de la autora que el anime, mucho más dulcificado y “para todos los públicos”.

A modo de conclusión final y después de este intento de aproximar a los que desconocen el manga a él, decir que si Sailor Moon hizo época fue porque lo merece. Es un shôjo bien hecho que creó historia y que se hace entretenido, divertido y agradable de leer. Como lectora de este manga, puedo decir que a pesar de haber pasado mínimo diez años desde la primera vez que lo leí, sigo disfrutándolo y sigue entreteniéndome a pesar de que mis gustos personales hayan cambiado completamente. Si te gusta el shôjo, siempre acabarás volviendo a Sailor Moon.

Ficha técnica

Nombre original: Bishōjo Senshi Sērā Mūn美少女戦士セーラームーン
Autora: Naoko Takeuchi
Publicación: Glènat, Norma editorial
Categoría: Shôjo
Género: Magical girls 
Nº de tomos: 18

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -