Lo mejor de esta semana

Mamoru Hosoda es uno de esos autores con una marca propia. Su obra siempre se caracteriza por su dibujo estilizado, su animación fluida y sus temas sobre la familia y el amor. Tras ‘La chica que saltaba a través del tiempo’ y ‘Summer Wars’, Hosoda regresa a la fantasía para explorar la educación, el legado y la identidad.

Y hay lobos de por medio. Esto no puede ser mejor.

Hana es una estudiante que un día se enamora de un chico misterioso. Poco a poco comienzan a desarrollar una relación amorosa, y antes de dar su gran paso él le revela que en realidad es un hombre lobo, capaz de transformarse a voluntad en animal. Por suerte, antes de que la obra se convierta en ‘Crepúsculo con hombres lobo’, el novio muere. Justo cuando Hana se queda embarazada. De su segundo hijo. A solas y con una carga que no sabe si podrá soportar, Hana decide abandonarlo todo para dedicar todos sus esfuerzos a la educación de sus hijos, Ame y Yuki, sendos niños-lobo.


Cuando una obra está hecha con el corazón, se nota desde el primer momento, y Hosoda pone toda la carne en el asador con esta sublime producción. Sin que la trama nunca deje de progresar, hay nuevos giros y nuevos arcos, cambios en los personajes y una maravillosa sensación de no saber hacia dónde llevará el camino, pero la seguridad de que el final merecerá la pena. La historia de la educación de Ame y Yuki es una obra vitalista pero consciente, que es capaz de mezclar los pequeños momentos de la vida con golpes de una violencia arrebatadora, donde no se derrama sangre pero sí lágrimas. Esta es una obra de personajes, sobre descubrir quién se es y el destino de uno mismo, pero en ningún momento hay un mensaje que diga que hemos nacido para cumplir un rol. Somos nosotros los que nos forjamos ese camino, y tras el esfuerzo y el sacrificio siempre hay recompensas.

Hosoda logra evocar algo que casi había olvidado: el poder desconectar por completo y simplemente vivir y enamorarse de estos personajes. En la tradición del director, cada escena es vibrante y está llena de luz y color y, al igual que la obra de Keiichi Hara, refleja el mundo de los niños sin perder nunca de vista la dura realidad de los adultos. Esa exquisita animación se suma a unas composiciones que hilan un paisaje que nos desprende de la violencia, los grises y los marrones del mundo.


‘Okami kodomo no Ame to Yuki’ puede resultar lenta para algunos. Su tono más paciente y centrado en los personajes puede decepcionar a los que esperen una obra más agitada, sobre todo viniendo de un hombre que ha demostrado su talento para la acción con ‘Summer Wars’ y ‘Digimon: La Película’. Pero aquí Hosoda realiza un ejercicio de contención y limita las emociones a la pantalla, para que la tensión vaya elevándose lentamente hasta estallar.

Pero con todo, esta es una obra muy especial. Hosoda ha logrado algo que muy pocos pueden conseguir: crear una obra con tanto amor y dedicación que todos sus errores desaparecen frente al cariño que se le acaba teniendo. Casi complementando la labor de Miyazaki en su rol de cuentacuentos moderno, Hosoda crea una historia que repite uno de los mensajes más trillados del mundo bajo una luz distinta, ofreciendo una brisa de aire fresco y una gran mezcla entre realidad y fantasía como sólo la animación japonesa puede conseguir.

En momentos así es grande ser otaku.

Ficha Técnica


.Año: 2012

.Estudio: Madhouse

.Duración: 117 minutos

.Autor: Mamoru Hosoda

.Género: fantasía, drama

.Categoría: shônen

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -