Lo mejor de esta semana

Original publicado en KZ nº21 septiembre 2011

Hablar de Stan Lee es hacerlo de los superhéroes americanos: Spideman, Hulk, los X-Men…

Pero ha cambiado de registro y dada la creciente aceptación del manga se ha pasado al lado oscuro, el nuestro, para fusionar el cómic con las tendencias niponas más actuales.

Tras el fenómeno de Dragon Ball, Saint Seiya, Naruto o Bleach, Lee ha sucumbido a las mieles del más puro estilo shônen, queriendo llegar al corazón tanto de seguidores del cómic como del manga. En vez de jubilarse con 85 años, como él mismo dice: “Al séptimo día, en vez de descansar, Stan Lee se pasó al manga. Y se lo pasa bomba con su yukata de araña”


Las marionetas

En pleno siglo XII en Kioto, la antigua capital de Japón, unos bandidos con Yamato al frente asaltan a un anciano, llamado Dunstan, creyendo que lleva regalos a los nobles. Craso error, sólo lleva dos marionetas y no hace ademán de huir.



Están primorosamente fabricadas y Dunstan explica que se trata de dos infantes autómatas que representan el bien (Ultimo) y el mal (Vice) extremos, para valorar cuál de los dos vencería en el combate definitivo. Al abrir las cajas, cobran vida y ambos autómatas se activan empezando una batalla, para la que necesitarán un amo que les permita alcanzar la victoria final y guiarlos en su existencia.

Varios de los asaltantes mueren y parece que la primera batalla ha sido ganada por Vice…


Un infante de pelo rojo


El dibujo de Hiroyuki Takei, conocido sobre todo por Shaman King, llena de matices la historia de Stan Lee; realismo a raudales combinado con personajes inverosímiles (los infantes autómatas), matizados con grandes fondos, adaptados tanto a la era feudal como a la época moderna.

Llama la atención el personaje de Dunstan, inspirado en el mismo Lee, con el que comparte hasta sus sempiternas gafas de sol y que será quien nos cuente el porqué de los infantes, cuantos hay y en qué se basa para crearlos.

Unos personajes más trabajados que en su obra fetiche, a los que no les falta expresividad ni detalle alguno; las transformaciones de los autómatas, adaptadas a su esencia, por ejemplo Ultimo (el bien) se transforma en Tsurugi (La espada de la grulla), mientras que Vice (el mal) lo hace en elementos más agresivos, como el Kamenoko (Sierra de la tortuga) o el Shishiguchi (Fauces de león), para combatir. En definitiva, desde Shaman King, ha experimentado una evolución a nivel de diseño de personajes que les otorga más expresividad y movilidad, haciendo más fluida su lectura, salpicada con momentos cómicos memorables.

Los consejos de una figura como Stan Lee quedan patentes tanto en los combates como en los escenarios, dándole un toque americano a las costumbres orientales.


La puerta del mundo

El capítulo piloto vio la luz en 2008 y hablaba de cómo Dunstan crea a los autómatas y la maldición que lanza sobre la humanidad, pues deben luchar por la supremacía en el mundo. Un año después, se empezó a serializar en Jump Square, donde siguen apareciendo capítulos cada mes, llevando 6 volúmenes.




Fusionar manga y cómic no es tarea fácil, cada uno tiene unos elementos característicos pero el resultado es bastante satisfactorio. Todo gira alrededor de la acción pura y dura, no exenta de intriga, tanto gráfica como narrativamente.

La historia va ganando puntos a medida que avanza y aparecen nuevos personajes, nuevos autómatas como Jealous, que simbolizan cada una de las virtudes o defectos del ser humano y se enfrentan entre sí, todos en estado extremo: Jealous representa los celos llevados a las últimas consecuencias y la función del amo es sacar lo mejor de cada esencia.

La figura del amo debidamente escogida, juega un papel primordial en el relato; aunque el amo de Ultimo sea Yamato, un bandido, la esencia de éste es la bondad y la idea general es ver que no todo es bueno o malo para todos. Los extremos en la vida real, no existen.
Que el hecho de robar es malo, no se duda. El por qué se hace es lo que le otorga el grado de maldad, ya que no es lo mismo robar por necesidad que hacerlo por avaricia.

“Una marioneta es un espejo que refleja a los humanos.

Su fuerza es una espada que atraviesa la voluntad.

Su corazón alberga los espíritus del bien y del mal”

Con estas palabras, arranca el manga que os sumirá en el interior de los sentimientos. Ya podéis tomar partido y no os equivoquéis de lado…



En resumen: El trabajo de Lee y Takei, roza la perfección tanto en lo gráfico como en la narrativa.

Lo mejor: Un dibujo bestial para una historia que se va tejiendo e involucrándote a partes iguales, con mucho sentido del humor.

Lo peor: El exceso de protagonismo de Lee, retratado como Dunstan, cuyo rostro aparece en viñetas sin venir a cuento.


Ficha técnica



Nombre original: Karakuri Dôji Ultimo 機巧童子

Autor: Stan Lee (guión) Hiroyuki Takei (dibujo)

Género: Aventura, misterio

Categoría: Shônen

Año: 2011

Nº Tomos: 6 (abierta)

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -