Lo mejor de esta semana




Aprovechando mis vacaciones, esta misma mañana me encontraba repasando ideas para ver si veía alguna buena película de terror, cuando la noticia me asaltó como un bofetón y me quitó la idea de ver película alguna, porque la realidad ya daba demasiado miedo: integristas radicales islámicos habían asaltado la sede de la revista satírica francesa Charlie Hebdo y habían causado, en ese momento, diez muertos y cinco heridos. La cifra de decesos, desgraciadamente, subiría más tarde.



No se trataba del primer ataque que la revista sufría, ya en 2012 y aún antes habían sido objeto de cobardes atentados similares, pero éste sin duda ha sido el más grave. El más sanguinario. El más vil. Los terroristas han actuado con frialdad y profesionalidad, y lo han hecho con gran aparato y armas de primera, gritando que "ahora el profeta ha sido vengado". Han tenido el cuajo de disparar contra gente desarmada y contra policías heridos que levantaban los brazos para mostrar que estaban indefensos y que no representaban una amenaza, y lo han hecho con un único propósito: dar miedo. Hacernos pensar a todos que son capaces de eso y más y que el uso de la fuerza les dará la razón siempre. Mucha gente dice "¿cómo se les ocurre meterse con esa gente? ¿Era necesario avivar el fuego? Se lo han buscado...", y eso, precisamente eso, es lo que un terrorista desea que pensemos. Desean nuestro miedo. Porque una población asustada es una población fácil de chantajear, es fácil hacer con nosotros lo que gusten, y entonces pueden exigir cualquier cosa e imponer cualquier cosa. Y lo harán. Esto, no es algo tan simplista como "el islam quiere dominarnos" o "los inmigrantes son malos" o cosa similar. Se trata de un colectivo de gente intentando imponer sus ideas por la fuerza a otro colectivo de gente. 

El humor es siempre irreverente. Siempre va a ofender a alguien, siempre va a dejar de gustar a alguien, siempre va a haber alguien que te diga que te has pasado con ese chiste o que el humor tiene un límite, o que el buen gusto esto o que la dignidad aquéllo. Si cuentas el chiste de "¿Tiene zapatos de cocodrilo?  -Sí, señor, ¿qué numero gasta su cocodrilo?", se ofenderán los vendedores de zapatos y los protectores de los animales, y los fabricantes de cuero, y hasta un señor de Bilbao que pase por allí cuyo primo segundo murió hace veinte años en una expedición al África devorado por un cocodrilo... No existe el humor neutro. Todos vivimos en una sociedad, y eso implica aprovechar las ventajas, pero también saber adaptarse a los inconvientes, y uno de ellos, se llama "libertad de expresión", precepto según el cual, todos tenemos derecho a expresar libremente nuestras ideas. 

Y me diréis: "sí, pero mi libertad se termina donde empieza la de mi vecino", y tenéis razón. Nadie debe reírse de una persona. Nadie debe decir "Fulanito es tan tonto que si se cae al suelo, tiene que pedir indicaciones", eso sí. Pero:

a) una cosa es reírse de una persona y otra muy diferente, reírse de las ideas de esa persona. Las ideas
pertenecen al mundo del pensamiento, y como tal, pueden (¡y deben!) ser debatidas, discutidas, apoyadas, rebatidas... y mofadas. Están ahí para eso, han sido creadas con ese fin, no hay ninguna idea que sea inmutable y eterna, salvo alguna ley física universal, y aún esas tienen excepciones. Yo no puedo reírme de Fulanito porque sé que eso va a herir sus sentimientos... pero puedo perfectamente reírme de las ideas de Fulanito y decir "a Fulanito le gustan los Pequeños Ponys, a mí me hacen mucha gracia los pequeños tontys, son caballos tan cursis que no puedes verlos en ayunas porque corres peligro de sufrir un pico de insulina y quedarte diabético para siempre.". Yo ahí, no me estoy riendo de Fulanito, sino de uno de sus gustos. De una idea. Y con la religión, ocurre lo mismo. 

b) una ofensa, por grave que sea, no justifica el asesinato de una persona. Jamás. Bajo ninguna circunstancia, no es posible encontrar ningún "¿y si?", ni ningún atenuante. Si una persona te hace sentir "atacado" u "ofendido" por un chiste gráfico, y tú le respondes con un Kalashnikov, la única culpa la tienes tú, no la persona que simplemente hizo un chiste. Él no es ningún imprudente, ni ningún infiel, ni ningún irresponsable, ni ningún racista, pero tú sí eres un asesino. 

En España nos tocó vivir la censura muchos años, y aún hoy, el triste caso de la portada del Jueves y más tarde la escisión del mismo al no querer plegarse a los mandatos editoriales (que provocó la dimisión de gran parte de los dibujantes que actualmente llevan la revista web Orgullo y Satisfacción), nos demuestra que es un tema que sigue candente. Y no queremos retroceder y no debemos hacerlo. Ahora más que nunca, hemos de mantenernos firmes. ¿Consideras que algo hiere tus creencias, que una publicación te ofende en lo personal? No la leas. Nadie te va a obligar, pero vives una sociedad en la que eso, es perfectamente legal. ¿No te gusta esa legalidad, te supone algún problema moral el que la gente tenga potestad legal para hacer y decir cosas que a ti no te gustan? No puedes hacer nada. O te aguantas, o te vas. Pero no puedes imponer tu criterio a toda una sociedad, igual que nadie intenta imponerte nada a ti. Uno de los autores asesinados dijo hace algunos años que la revista cumplía con la ley francesa, y eso era lo único que le preocupaba; si estaban violando la ley de algún país como Khabul o similar, no pensaban preocuparse lo más mínimo por ello, porque ellos no editaban allí. Editaban en Francia, un país que sí les ampara esa libertad. Libertad que hoy han pretendido matar. Y que no conseguirán. No nos aterrorizarán, no nos impondrán, no nos dominarán. No nos callarán. Hoy más que nunca, condenamos la violencia y luchamos por nuestro derecho a decir lo que nos dé la gana, porque hoy puede ser mahoma o alá... mañana puede ser la religión católica, pasado el gobierno, y al otro nos encontramos comprando una libreta para esconderla bajo un ladrillo y escribir en los márgenes "Abajo el Gran Hermano". Ni un paso atrás en la libertad. Todos somos Charlie.

{ 4 comentarios ... read them below or Comment }

  1. Suscribo cada palabra. Hay que aprender a reírse, empezando por uno mismo y no de las personas, de sus fallos (a nuestro parecer). Es graciosa una caída, pero NO que esa persona se haga daño. Es graciosa una equivocación al escribir, pero NO llamar retrasado a la persona.
    En fin todo esto tiene una palabra escrita con mayúsculas: CENSURA.
    La religión, la política y el fútbol no atienden a razones y no son debatibles: mi palabra es la única que sirve.

    ResponderEliminar
  2. Mi profesor de religión del instituto, sacerdote por más señas, decía que la religión es una cosa buenísima... SI se practica con moderación.

    ResponderEliminar
  3. Es terrible, terrible, terrible, terrible todo esto. No tengo palabras para expresar lo que siento. No se puede coartar así la libertad de expresión por un dibujo.

    ResponderEliminar
  4. Completamente de acuerdo contigo Dita, sobre todo en el segundo punto que has dicho. Porque, si bien (creo yo) que una causa por la que te juegues el pellejo merece la pena por lo menos el debatirla, una causa por la que mates no merece la pena ni el papel en la que está impresa.

    Todo esto no es más que la venganza de una dictadura sobre un régimen que respeta las libertades. Han tomado las viñetas como un insulto a su persona, porque consideran que las ideas que ellos tienen son las ideas de toda la colectividad. Las dictaduras siempre funcionan así. Y claro, como tienen el poder para vengarse, pues lo han hecho. Porque si no lo hicieran los que están justamente debajo lo verían como un síntoma de debilidad y empezarían a moverse para sustituirlos. Las dictaduras siempre funcionan así.

    Hay un montón de frases en los cómics que vienen al pelo, pero me quedo con una que me encantó. Es del Capitán América "La idea de que alguien en América intenta provocar el fin del mundo pervirtiendo el concepto de Dios... No voy a aceptarlo sin más Nick". Creo que lo explica muy bien.

    ResponderEliminar

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -